Fue la ganadora más joven de una lotería millonaria y ahora vive gracias a la caridad de las personas

Callie Rogers en el 2003 fue la flamante ganadora de la lotería de Reino Unido. A sus 16 años poseía una fortuna de 1,8 millones de libras esterlinas (unos 2,1 millones de euros), sin imaginarse que ese premio iba a convertirse en su martirio y un aprendizaje para la vida. quien lejos de describir su historia como un sueño hecho realidad, relata cómo este hecho perjudicó en gran manera su vida. Luego de ganar el cuantioso premio, no hizo sino derrochar mucho dinero en todo tipo de regalos lujosos para sus familiares y amigos, así como en préstamos que nunca le reembolsaron. De igual forma, asegura que fue víctima de maltratos por parte de desconocidos e incluso que dos mujeres llegaron a golpearla.

Antes de ganar la lotería, Rogers trabajaba como camarera y ganaba aproximadamente 4,2 euros la hora. Vivía con sus padres adoptivos en Cockermout, Cumbria (Inglaterra) y al ganar toda esa cantidad de dinero entró en un estado de euforia desmedido del que nunca pudo salir. No pidió ayuda a ningún gestor profesional y empezó a derrochar su dinero repartiendo más de la cuarta parte entre sus familiares y amigos (580 mil euros). Luego de ello, gastó la exorbitante suma de 350 mil euros solo en ropa de lujo. Ya iba cerca de un millón gastado en muy poco tiempo. Durante su adolescencia conocería a Nicky Lawson, quien es padre de sus dos hijos mayores. Tras cinco años su relación amorosa terminó. Esa situación afectó a Callie Rogers, quien cayó en la más profunda depresión e incluso intentó quitarse la vida, así lo informó The Sun. Por ese motivo un juez le quitó la custodia de sus hijos.

También te puede interesar: Cómo funcionan las billeteras virtuales

” De la noche a la mañana pasé de ser una niña despreocupada a ser una adulta “, expresa Rogers, quien considera que estaba demasiado joven como para manejar la presión que implica convertirse en millonaria. En aquel entonces, la chica ganaba poco más de 4 dólares por ahora trabajando en Workington, su ciudad natal, como ayudante en una tienda. Pero una vez ganó el premio mayor, compró una casa con su novio y se mudaron. Gastaba el dinero en vacaciones, automóviles y regalos. Rogers lamenta haber sido usada, haber tenido relaciones falsas.

A los 21 años la pareja atravesaba un momento difícil, por lo que Rogers intentó suicidarse, y debido a ello le quitaron la custodia de sus dos hijos. Con el objetivo de mejorar su autoestima, pagó más de 20.000 dólares por una operación de aumento de pecho. Aunque admite haber salido de fiesta como cualquier joven, niega haber sido drogadicta o haber gastado grandes sumas de dinero en cocaína, como indican algunos. Rogers hoy sufre de ansiedad cuando conoce gente nueva o cuando asiste a entrevistas de trabajo y se preocupa mucho por lo que otros puedan pensar de ella . Todavía la gente le pregunta sobre el premio de lotería que ganó.

Para tener en cuenta: 10 Famosos que se han declarado en bancarrota por deberlo todo

Actualmente, la mujer es madre es madre soltera de tres hijos y trabaja como cuidadora, empleo del que percibe al menos 14.000 dólares al año. También alquila una casa por unos 600 dólares al mes y asegura que jamás ha estado tan feliz como ahora. Por esta razón, Rogers aconseja a los jóvenes que ganen la lotería que mantengan su fortuna en secreto. Incluso se ha sumado a una petición al Gobierno del Reino Unido para que se aumente a los 18 años la edad legal para poder jugar a la lotería en este país. Mira la entrevista de This Morning en el siguiente video y que narra la experiencia y enseñanza de su vida.