Cuando el juez vio lo que le metió a su esposa le dieron cadena perpetua

Las relaciones entre parejas deben contar con una muy buena comunicación y así poder vivir juntos sin que se pierda la chispa del amor. Sin embargo existen casos en donde uno de los dos sufre las consecuencias como una joven madre que al negarse a tener relaciones con su esposo, terminó con el rostro destrozado. Por lo que el juez lo condena a cadena perpetua y sí que se lo tenía muy bien merecido. Stephanie Littlewood, habitante de Leeds, Inglaterra, vivió una verdadera pesadilla dentro de las cuatro paredes de su casa, que a muchos hombres y mujeres les sonará familiar: fue víctima de violencia doméstica En abril de este año, la joven madre Stephanie Littlewood fue tan gravemente golpeada por su novio que terminó en el hospital. “Él se encontraba de muy mal humor conmigo y quería sexo; y como yo me negué, él se enfadó aun más y se puso agresivo”, recuerda la mujer inglesa. La tiró al suelo y trató de asfixiarla. Después le dio de 40 o 50 golpes con el puño hasta dejarla inconsciente. En el hospital descubrieron que había perdido tres dientes y tenía la mandíbula rota. Sus heridas y huesos rotos no iban a sanar rápidamente, sin mencionar el trauma psicológico que había padecido. Stephanie decidió presentar una denuncia. Después de varios meses esperando el juicio, se dictó el veredicto contra su violento exnovio: fue sentenciado a 16 meses de prisión. Esto llevó a Stephanie Littlewood a tomar la decisión de no ocultarse más. Así que publicó estas fotos en Facebook

La mujer Stephanie Littlewood púbico las fotos meses después de perpetuado el ataque, y es que si bien es un tema delicado y shockeante para ella, no ha querido dejar pasar la oportunidad de poder ayudar a otras victimas que pueden estar viviendo algo parecido. La publicación ha sido compartida más de 100.000 veces.

También te puede interesar : Ladrón que entró a robar y la dueña abusó de él durante dos días

Ella dijo… ”Publiqué las fotos en Internet para que todos sepan que deben mantenerse lejos de él y estén conscientes de aquello. No tengo nada de qué avergonzarme, él es el que debería estar avergonzado. No me estoy escondiendo“. Y continuó su relato: “Necesito una reconstrucción en mi dentadura inferior y voy a tener que ir a un doctor privado para hacerlo. Sus golpes me movieron todos los dientes hacia un lado por lo que el hoyo que quedó, producto de su golpe, ya no es un espacio lo suficientemente grande como para fijar un diente allí”, describió. Los días y semanas posteriores del ataque ella sufría miedo de salir a la calle y sentía ataques de ansiedad y de pánico, pero decidió enfrentarlo. “Él debería ser el único avergonzado, no yo. No tengo nada de qué avergonzarme. Esta es la lección más importante que he aprendido y quiero decirle a otras personas que estén pasando por esto que guardárselo no ayuda en nada, es mejor hablar de aquello“, indicó.”Al principio, no quería salir a la calle, tenía demasiada ansiedad. Terminó con todo mi autoestima”, dijo Stephanie. “Pero la gente sigue diciéndome que no tendría que haberlo ocultado ya que no era mi culpa; he empezado a darme cuenta de que tenían razón. Él es quien debería sentirse avergonzado, no yo. No tengo nada que ocultar. Es la lección más grande que he aprendido y quiero compartirla con las personas que han pasado por lo mismo. Esconderlo no sirve de nada, es mejor hablar claramente de esto. Me ha ayudado mucho salir del anonimato y hablar de lo que él me hizo. He recibido tanta ayuda que me he sentido desbordada”

En los Estados Unidos, el 85% de las víctimas de violencia son mujeres, y una de cada cuatro mujeres han sufrido abusos a manos de su pareja en algún momento de su vida. El panorama global es aun más alarmante: una de cada tres personas en el mundo han sido o serán golpeadas, violadas o sufrirán otro tipo de abusos a lo lago de su vida. Incluso es posible, si no es que probable, que esta desalentadora estadística sea mayor, debido a que muchos delitos no se denuncian. puedes ver el VÍDEO de las fotos que publicó ella aca: VER VIDEO