Devastadora noticia cambia la vida y cuerpo de joven fitness ¡Su fe en Dios le hace seguir sonriendo!

En este video te traemos el acelerado y terrible cambio físico que sufrió recientemente una totalmente llena de vida joven estadounidense a causa de una devastadora noticia tras una revisión médica por intensos dolores en su estómago. Cheyann Clark, es su nombre, tiene solo 23 años y su vida hasta hace unos pocos meses, era relativamente normal y feliz, entre sus ocupaciones estaban las de asistente inmobiliario de quien ahora es su esposo y es agente de bienes raíces, entrenarse para ser una culturista profesional, y motivar a través de sus redes sociales a otras personas a ejercitarse.

Alimentarse de forma saludable, ejercitarse a diario y motivar a otros a cuidar su salud, eran las prioridades de la entusiasta Cheyann, esto cambio por completo en agosto del año pasado luego de acudir a emergencias por no poder tolerar agudos dolores en su abdomen y palparse en este un bulto extraño, el día 3 de ese mismo mes fue diagnosticada con cáncer ovárico epitelial, el cual por lo general lo contraen las mujeres de tercera edad, lo que hace sumamente raro el caso de Cheyann Clark, esto, como era de esperarse la devasto en todo sentido, esta chica estaba tan ocupada cuidando su cuerpo que cometio un error y comenzó a tomar pastillas anticonceptivas, ella seguía tomando y por un dolor en el estomago es que se dio cuenta que tenía cáncer.

También te puede interesar : 30 Selfies de Personas que cometieron errores frente al espejo

A Cheyann Clark ya le han removido todo cuanto pudieron sus médicos, el tejido cancerígeno que se expandía rápidamente por sus órganos alrededor de los ovarios, aún debe seguir luchando con el cáncer en los ganglios linfáticos que le diagnosticaron tras la cirugía y aceptar que o podrá gestar hijos en su vientre, pero ella dice no tener miedo, ya que con Dios a su lado, podrá superar ese otro golpe.

En el siguiente vídeo podrás ver el proceso por el cual paso Cheyann Clark tras ser diagnosticada con cáncer a sus 23 años, y la sonrisa que mostraba aun en los peores momentos, afortunadamente sus médicos le han permitido volver al gimnasio a retomar de a poco su rutina, su figura y pasión por el fitness, eso la ha hecho muy feliz ¡Digno ejemplo de amor a la vida!